Logros

Trabajadora Doméstica Residente Recibe Pago por Concepto de un Convenio en Resolución de una Demanda Contra Pareja Acaudalada de la Península

Más de un millón y medio de trabajadoras domésticas laboran en viviendas de los Estados Unidos. Muchas hablan muy poco el inglés y no están conscientes de las leyes laborales que se diseñaron para protegerlas

Como muchas trabajadoras domésticas, Vilma Serralta vivió en la casa de su patrona. Durante cuatro años, esta mujer inmigrante de 71 años de edad, proveniente de El Salvador, trabajó 80 horas a la semana como trabajadora doméstica y niñera residente en el hogar de Atherton del empresario de Silicon Valley, Sakhawat Khan y su esposa Roomy, una investigadora privada.

Especialmente en las zonas metropolitanas grandes de los Estados Unidos, las trabajadoras domésticas son inmigrantes, en su abrumadora mayoría. Por ejemplo, en un estudio sobre las trabajadoras domésticas en el área de la Bahía de San Francisco, publicado en el 2007, casi el 99% de las encuestadas habían nacido en el exterior. Casi todas eran mujeres. Doña Serralta era como la mayoría de sus colegas: su conocimiento limitado del inglés y su falta de conocimiento acerca de sus derechos legales la hizo vulnerable a los atropellos del patrón. Se le pagó un salario mensual equivalente a entre $3 y $4 la hora—mucho inferior al salario mínimo de $6.75 por hora. Aunque normalmente le requerían trabajar 14 horas al día, seis o siete días por semana en la residencia de la pareja que abarcaba 10,000 pies cuadrados, nunca le pagaron las horas extras.

“Trabajé para la familia con mucho empeño y les cuidé a su hija como si hubiera sido mía. … Yo no hice esto para vengarme, sólo quería que se hiciera justicia. Yo no quiero que otras personas vivan lo que yo viví.”

—Vilma Serralta

Cuando Serralta fue despedida repentinamente en el 2006, ella solicitó asesoría legal de Legal Aid Society-Employment Law Center y La Raza Centro Legal, Inc. Las dos organizaciones entablaron una demanda ante el tribunal federal, alegando que sus patrones había quebrantado las leyes federales y estatales que protegían a los trabajadores.

Cuando los abogados de Serralta presentaron ante el tribunal evidencia que los Khan habían falsificado evidencia clave al intentar armar su defensa, éstos últimos decidieron llegar a un acuerdo en lugar de enfrentar un juicio ante un jurado.

“Las leyes que protegen a los trabajadores son poderosas y los patrones que las infrigen se arriesgan al hacerlo,” dijo el abogado en jefe de LAS–ELC, Christopher Ho, quien fue el abogado principal de Doña Serralta.

Según el informe sobre las trabajadoras domésticas que se publicó en el 2007, “A Puerta Cerrada: las Condiciones Laborales de las Trabajadoras Domésticas en California” (Behind Closed Doors: Working Conditions of California Household Workers), el 90% de las encuestadas indicaron que trabajaban horas extras pero no recibían pago por ellas.

¿Necesita Ayuda?

Clínicas para los Derechos del Trabajador

Si nuestras hojas informativas u otros recursos no responden todas sus preguntas y desea obtener más información, póngase en contacto con nuestras Clínicas para los Derechos del Trabajador.

La Clínica para los Derechos del Trabajador brinda información legal gratis a los trabajadores que cumplen con nuestras pautas de ingresos. Existen tres Clínicas en el área de la Bahía de San Francisco y una Clínica de atención telefónica para aquellos que no puedan visitar una de nuestras instalaciones.

más